Un accidente muy común es que se nos derrame algún tipo de liquido en nuestro portatil mientras trabajamos con el, ocasionando daños graves por corrosión o sulfato, haciendo que el equipo no vuelva a funcionar.

 

Lo más importante es no tratar de conectarlo a la red electrica ya que la electricidad en contacto con liquido agravaría la rotura y hacer un secado para que no siga deteriorando los componentes internos.